¡Ya están colgadas las fotos de la inolvidable Pascua Joven Guinomai 2012!

Ya has vivido una de las experiencias más fuertes e increíbles que Chamis y Guinomai te ofrecen. Ahora puedes rememorar sus mejores momentos…

Llamados a llevar la luz del Resucitado por el mundo entero.

La Pascua Joven —que los chamis de 1º de Bachillerato compartimos en Logroño con muchos amigos venidos de otras ciudades donde hay grupos Guinomai— es una experiencia única, de las que quedan grabadas a fuego en el corazón. Sentir en lo profundo un amor infinito que se entrega gratuita e incondicionalmente por todos, acompañar a un Jesús que en su cruz carga con todas las cruces de nuestro mundo y celebrar con toda la alegría, como la más grande de las fiestas, su resurrección —el triunfo de la vida, de su vida, de las nuestras—, se hacen huella imborrable y luz para el camino.

A través de las fotos recopiladas en la Galería puedes recordar ya los mejores momentos de la Pascua. ¡No dejes de hacerlo!

¡Ya nos han llegado las fotos de la inolvidable Pascua Joven Guinomai 2009!

Ya has vivido una de las experiencias más fuertes e increíbles que Chamis y Guinomai te ofrecen. Ahora puedes rememorar sus mejores momentos…

Llamados a llevar la luz del Resucitado por el mundo entero.

La Pascua Joven —que los chamis de 1º de Bachillerato compartimos en Logroño con muchos amigos venidos de otras ciudades donde hay grupos Guinomai— es una experiencia única, de las que quedan grabadas a fuego en el corazón. Sentir en lo profundo un amor infinito que se entrega gratuita e incondicionalmente por todos, acompañar a un Jesús que en su cruz carga con todas las cruces de nuestro mundo y celebrar con toda la alegría, como la más grande de las fiestas, su resurrección —el triunfo de la vida, de su vida, de las nuestras—, se hacen huella imborrable y luz para el camino.

A través de las fotos recopiladas en la Galería puedes recordar ya los mejores momentos de la Pascua. Y a través del foro tienes la posibilidad de compartir con todos los que asistieron y con toda la familia de Chamis lo que sentiste. ¡No dejes de hacerlo!

Ya tenemos las fotos de la visita navideña del grupo de 1º de ESO a la residencia San Antonio

Los más pequeños de Chamis hemos querido compartir un tiempo de nuestra Navidad con quienes más necesitan de nuestra sonrisa. ¡Entra en la noticia y podrás ver las mejores fotos de nuestra primera experiencia de servicio!

Al final no sabíamos muy bien quién traía la alegría a quién…

¡Los de Primero hemos vivido nuestra primera experiencia de misión!

El pasado día 2 de enero fuimos a la residencia de ancianos San Antonio de Padua, de la Fundación Federico Ozanam, a compartir nuestro tiempo con los que allí viven, a hacerles pasar un buen rato cantándoles unos villancicos y a alegrarles el día. O eso era lo que nos pensábamos… y es que nuestros amigos demostraron tener mucha vida y casi fueron ellos los que acabaron animándonos a nosotros.

Al principio entramos algo nerviosos pero, en cuanto entonamos el primer villancico, vimos que respondieron genial y que creaban ellos más fiesta con sus palmas que nosotros con todas las panderetas. Al final siempre nos correspondían con un aplauso. Quizás no muy merecido… pero qué le vamos a hacer: no estamos acostumbrados a cantar villancicos todos los días y… ¡lo demostramos!

Después compartimos un tiempo con ellos hablando de todo: de cómo eran los tiempos cuando ellos eran jóvenes, de qué han hecho en esta vida… ¡incluso de las tecnologías que utilizamos hoy en día! Además, nos invitaron a todos a un chocolate, y entonces sentimos por un instante que se habían convertido en nuestros abuelos, con su alegría, sus viejas historias y anécdotas interminables y, sobre todo, con sus consejos de vida, desde el corazón y también desde la experiencia.

Con esta vivencia hemos intentado ser, como decía la canción que nos pusieron, “superhéroes anónimos”. Nos hemos demostrado que podemos hacer algo por los demás siendo “pequeños misioneros” y que, incluso, se puede disfrutar muchísimo haciéndolo. Y nosotros, pensando que íbamos a alegrarles a ellos una tarde por hacerles un favor, hemos descubierto que nos hemos alegrado mutuamente. Nos han dado una bonita lección. Nos han enseñado que tienen mucho que decir y que todavía tienen mucha vida.

Tal vez no habremos cambiado el mundo… pero, si hemos conseguido alegrar la tarde a alguien, ya ha merecido la pena. ¡No descartamos repetirlo!

¿Por qué no te animas a compartir con tus compañeros y con el resto de Chamis cómo has vivido esta primera experiencia de misión? Puedes hacerlo comentando esta misma noticia.

¡Revive nuestro "Viaje al centro de la Tierra" a través de las fotos que hemos colgado en la Galería!

Convocados por un misterioso sabio, exploradores venidos de todos los lugares llegamos a Salinas con la difícil misión de abrir un camino hacia el centro de la Tierra. Al final conseguimos llegar hasta él… aunque descubrimos que, en realidad, estaba en el lugar menos pensado. ¿Te animas a revivir un viaje inolvidable?

Un viaje… hacia nuestro propio corazón.

Convocados por un misterioso sabio, exploradores venidos de todos los lugares (de la selva, de los mares, del desierto, del espacio…) llegamos a Salinas de Jaca con la difícil misión de abrir un camino hacia el centro de la Tierra. No sabíamos muy bien dónde estaba ni hacia qué lugar debíamos empezar a caminar, pero la incertidumbre no nos detuvo: juntos, todos los chamis (desde 1º de ESO hasta 2º de Bachillerato) nos pusimos en marcha.

En nuestro viaje no todo fue de color de rosa: tuvimos que vencer a los monstruos que se interponían entre nosotros y el centro de la Tierra, que nos impedían seguir adelante. Allí estaban el monstruo del egoísmo y el de la indiferencia, el de la preocupación por nuestra imagen y el de la búsqueda del placer, también el de la injusticia y el del materialismo. Pero todos unidos conseguimos derrotarlos. Parecía que ya nada podía evitar la conquista de lo más profundo de nuestro planeta…

Sin embargo, el caprichoso rey de Krictea tampoco estaba dispuesto a ponernos las cosas sencillas. Para atravesar su reino, nos obligó a explicarle por qué eran importantes las cosas que habíamos llevado con nosotros para el camino. Porque todo pesa… y no todo es necesario. La divertida velada nos sirvió para aclarar ideas a este respecto… pero, a decir verdad, tampoco nos orientó demasiado sobre si la dirección que estábamos siguiendo era la correcta. Y así llegamos al domingo por la mañana…

Dos exploradores del desierto.

…dudando todavía de adónde estábamos yendo realmente. Porque, en realidad, ¿dónde está el centro de la tierra? ¿Cuál es la fuerza más profunda que mueve nuestro mundo? Quizá nos habíamos puesto en marcha con excesivas prisas. Tocaba pararse y escuchar de nuevo al sabio que nos había convocado. Fue en nuestra querida Celebración del Sí cuando descubrimos que, en realidad, habíamos salido a buscar más lejos de lo necesario. Porque el centro de la tierra, la fuerza más grande que hace girar nuestro planeta… estaba en nuestro propio corazón. Y así la palabra earth perdió su hache final para convertirse en heart. Y así pedimos perdón por tantas y tantas veces en que nos dejamos vencer por los monstruos del camino. Y así dijimos , como María, a una vida vivida desde el corazón, amando al estilo de Jesús. Y así recibimos nuestra pulsera, símbolo de nuestro crecer como chamis. Y así nos llegó la luz de Jesús en la linterna: la que nos ayuda a no perdernos en el camino hacia lo más profundo de nuestro ser, la fe que hemos de alimentar cada día (como hace falta alimentar la batería de la linterna con la dinamo).

Y así fue, en definitiva, cómo encontramos el centro de la Tierra. Todos juntos. Los chamis.

¿No fue inolvidable? Si quieres revivirlo, no te olvides de echar un vistazo a la selección de fotos que hemos preparado. Y, si quieres compartir con nosotros cómo has vivido este campamento, no dudes en publicar un comentario a esta noticia. Te escuchamos, caminante.