¡Revive nuestro “Viaje apoteodiséaco” en Pineta a través de las fotos del campamento!

Ojalá los mejores recuerdos de un fin de semana inolvidable puedan ayudarte a recordar que todos los días pueden ser Navidad… si acoges a Dios niño dentro de ti.

¡Somos una familia!

Un año más, el campamento de invierno ha hecho historia en nuestros corazones. Además de habérnoslo pasado en grande, del compartir con nuestros amigos, de las risas, de la increíble comida que nos han preparado nuestros cocineros, de los juegos y de los bailes… hemos descubierto, que merece la pena vivir la Navidad a tope: descubrir su verdadero significado, abrir las puertas de todo nuestro ser para que Jesús pueda venir de nuevo a este mundo. ¿Seremos capaces ahora de llevar todo eso a nuestra vida de cada día y a los días de fiesta que tenemos por delante? Ojalá las fotos que ya están colgadas en la Galería, los ecos de un fin de semana inolvidable, puedan ayudarte a recordar que todos los días pueden ser Navidad… si acoges a Dios niño dentro de ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *